Danza Wititi – Arequipa

Danza muy representativa y originaria del distrito de Tapay, de la provincia del Caylloma y  departamento de Arequipa, de característica romántica, donde los varones son el centro de atracción, por la indumentaria que traen consigo, casi igual que las mujeres, se baila en festividades patronales y carnavalescas, especialmente en los pueblos del valle del Colca, desde Chivay y Sibayo hasta Tapay. Antiguamente tenía ciertas características relacionadas a competencias de desafío, y debido a lesiones que sufrían los danzantes se prohibió dicha detalle, por lo tanto en la actualidad la danza es de enamoramiento, danza del amor, de la unión entre el hombre y la mujer.

wititis danzando

Danza Wititi - Caylloma Arequipa

Caylloma, en la antigüedad fue ocupada por  los collaguas (Qollas), por ello cierta terminología aymara como Wititi, witite o huititi, que significa muchacho inquieto, intranquilo, el joven wititi enamorado. Según cuenta algunos mitos de la historia del origen de esta danza: Que un joven se enamoró de la hija del inca, éste al no poder, se disfrazó de mujer e ingresó al templo de Coporaque, luego a la residencia de la doncella, logrando así su objetivo. Otro: Que en épocas prehispánicas se enfrentaban bandos de hanan saya y hurin saya, éstos por estrategia tuvieron que disfrazarse de mujeres, engañando así y vencer a sus enemigos, por ello esta danza fue de contrincantes.

En esencia, la danza Wititi representa la historia de un joven enamorado de una comunidad rival y al no poder llegar hasta ella, aprovecha las fiestas del pueblo para vestirse de mujer, confundirse en la muchedumbre, raptar a una doncella y poseerla.

vestimenta multicolor

Danzarines luciendo su vestimenta

La coreografía está compuesta en parejas mixtas o grupales, ejecutando figuras múltiples, abrazos, coqueteo, movimiento gracioso en las manos de las chicas, mientras que los varones hacen fuerza de vigor. Tienes tres fases. La “wititiada”, es el momento del galanteo, hombres arrogantes y mujeres cautivantes, la “Qhatateada”, jaloneo hacia las mujeres y latigueo entre varones; la “Tanqada”, momento del amorío, los varones raptan por la fuerza a la mujeres.

wititis danzando

Pareja de danzantes de wititi

La tradicional danza de los wititis es seguida con dos tipos de acompañamiento musical, es decir, según la ocasión: Con banda (trompetas, saxos, tarolas, platillos, etc.) y otro, con instrumentos típicos del ande (quena, tinyas, pinkullo, bombos, etc.). Todo depende de la característica de la fiesta y época en que se realiza.



Compartir

7 comentarios en “Danza Wititi – Arequipa

  1. QUE ALGUIEN AUTORIZADO EXPLIQUE QUE REALMENTE SIGNIFICA LA DANZA WITITI O WIFALA, PORQUE LOS DIFERENTES ARTICULOS PUBLICADOS CREAN CIERTA CONFUSIÓN, GRACIAS

    1. “WITITI” palabra Aymara cuyo significado es “Guerrero resplandeciente que vence a la oscuridad”, y se origina en la leyenda Colla que narra la guerra entre los hijos del sol y los demonios, a causa del romance de su Dios con una doncella que habitaba en el valle del Colca, esta acepción es adoptado a la bella danza del amor.

      Siguiendo la leyenda de su origen de la danza del wititi, una de las muchas expresiones relacionadas a la memoria histórica de la conquista inca. Según la memoria colectiva, los Collaguas, ancestros de la población actual del valle del Colca, intentaban evitar la conquista Inca, dada que el soberano cusqueño quería casarse con la hija del gran curaca local, él y sus huestes se disfrazaron con trajes femeninos locales para acercarse a la doncella. Siguiendo esta estratagema el Inca logró no sólo comprometerse con ella, sino obligar a la población a una alianza con los cusqueño, lo que los pobladores reconocen como una conquista pacífica.

      Sería entonces rememorando la estratagema del inca que en sus inicios esta bella danza lo realizaban en verano en plena producción de los frutales y al final de los “tinkachis” a las primeras cosechas, al ritmo de quenas, pincullos, etc. Por lo hermoso y jocoso del estilo fueron adaptados a otras realidades primero por Cabanas y luego los Collahuas. Estos últimos en sendas ocasiones para solucionar líos amorosos o problemas entre parcialidades también llamados “guaracanacuy”, donde dos grupos se enfrentaban lanzándose con waracas frutas y semillas grandes, con el afán de derribar al oponente, empezando por los capitanes y, después, a los demás integrantes del grupo. Esta demostración de agresividad y resistencia daba importancia al varón frente al público femenino que lo observaba. Por tales motivos, esta danza implicaba un alto grado de violencia física que provocaba heridos e incluso costaba vidas, por lo que fue prohibida, hacia la década de 1960.

      VESTIMENTA:

      Los varones usan una vestimenta especial, parcialmente femenina, conformada por dos polleras bordadas al estilo local, y ligeramente levantadas por delante, como es usual en las mujeres de la región, sujetas con los alfileres andinos (tupus o kipkis).
      En el torso llevan en cambio una camisa de tipo militar, denominada polaca. También llevan dos Ilicllas, aunque de modo muy distinto del atuendo femenino; como listones que se entrecruzan en la espalda y el pecho. De tal forma que estas Ilicllas son arregladas como sendas “bolsas” para llevar “municiones” (frutas verdes, semillas).
      Encima de este arreglo se porta una honda o waraca, en dos vueltas horizontales sobre el abdomen y la espalda, y otra igual con la cual se lanzan las municiones en cierto momento de la fiesta. Completa la vestimenta un tocado vistoso que se dice que es originalmente para protección de los proyectiles pero que también parece hecho para ocultar la identidad del usuario: se trata de una “montera” que en este caso es más bien un sombrero de ala corta, muy decorado y con flecos, más unos cintas finamente tejidas que pasan por el mentón y por la boca, a veces con borlas coloridas de lana. De este modo el rostro queda parcialmente cubierto.

    1. “WITITI” palabra Aymara cuyo significado es “Guerrero resplandeciente que vence a la oscuridad”, y se origina en la leyenda Colla que narra la guerra entre los hijos del sol y los demonios, a causa del romance de su Dios con una doncella que habitaba en el valle del Colca, esta acepción es adoptado a la bella danza del amor.

      Siguiendo la leyenda de su origen de la danza del wititi, una de las muchas expresiones relacionadas a la memoria histórica de la conquista inca. Según la memoria colectiva, los Collaguas, ancestros de la población actual del valle del Colca, intentaban evitar la conquista Inca, dada que el soberano cusqueño quería casarse con la hija del gran curaca local, él y sus huestes se disfrazaron con trajes femeninos locales para acercarse a la doncella. Siguiendo esta estratagema el Inca logró no sólo comprometerse con ella, sino obligar a la población a una alianza con los cusqueño, lo que los pobladores reconocen como una conquista pacífica.

      Sería entonces rememorando la estratagema del inca que en sus inicios esta bella danza lo realizaban en verano en plena producción de los frutales y al final de los “tinkachis” a las primeras cosechas, al ritmo de quenas, pincullos, etc. Por lo hermoso y jocoso del estilo fueron adaptados a otras realidades primero por Cabanas y luego los Collahuas. Estos últimos en sendas ocasiones para solucionar líos amorosos o problemas entre parcialidades también llamados “guaracanacuy”, donde dos grupos se enfrentaban lanzándose con waracas frutas y semillas grandes, con el afán de derribar al oponente, empezando por los capitanes y, después, a los demás integrantes del grupo. Esta demostración de agresividad y resistencia daba importancia al varón frente al público femenino que lo observaba. Por tales motivos, esta danza implicaba un alto grado de violencia física que provocaba heridos e incluso costaba vidas, por lo que fue prohibida, hacia la década de 1960.

      VESTIMENTA:

      Los varones usan una vestimenta especial, parcialmente femenina, conformada por dos polleras bordadas al estilo local, y ligeramente levantadas por delante, como es usual en las mujeres de la región, sujetas con los alfileres andinos (tupus o kipkis).
      En el torso llevan en cambio una camisa de tipo militar, denominada polaca. También llevan dos Ilicllas, aunque de modo muy distinto del atuendo femenino; como listones que se entrecruzan en la espalda y el pecho. De tal forma que estas Ilicllas son arregladas como sendas “bolsas” para llevar “municiones” (frutas verdes, semillas).
      Encima de este arreglo se porta una honda o waraca, en dos vueltas horizontales sobre el abdomen y la espalda, y otra igual con la cual se lanzan las municiones en cierto momento de la fiesta. Completa la vestimenta un tocado vistoso que se dice que es originalmente para protección de los proyectiles pero que también parece hecho para ocultar la identidad del usuario: se trata de una “montera” que en este caso es más bien un sombrero de ala corta, muy decorado y con flecos, más unos cintas finamente tejidas que pasan por el mentón y por la boca, a veces con borlas coloridas de lana. De este modo el rostro queda parcialmente cubierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>