Los ukukos en Qoyllorit’i

Toma diferentes nombres “Paulucha”, “Ukuko”, “Ukuku” o simplemente conocido comúnmente como “Pablucha”; son los simpáticos y legendarios personajes que se ve a menudo en el Santuario del Señor de Qoyllorit’i , desde el día de la peregrinación. Es el personaje mítico andino, que llegan desde diferentes comunidades denominados: “naciones”, en particular de las comunidades de Quispicanchi y Paucartambo.

 Pabluchas o Ukukos

Pabluchas o Ukukos en el santuario de Qoyllorit’i

El nombre se origina de la palabra quechua “ukuko”, “ukuku” (que significa oso), según el mito: Un oso muy fuerte se enamoró de una joven, y por la fuerza se la llevó cargada sobre su espalda, la tuvo cautiva, al pasar el tiempo quedó embarazada, cuando creció el hijo, su madre le contó sollozando que su padre oso la tenía presa, que deseaba irse a su pueblo donde su papá. Su hijo le prometió liberarla, se hizo fuerte, destrozaba árboles, cuando gruñía temblaba todo. El oso padre al darse cuenta corrió en su captura, se forcejearon, mató el hijo a su padre y se fueron al pueblo.

Ukukos

Ukukos (osos) - oso de anteojos

La joven fue recibida en el pueblo con gran aceptación, pero su hijo mitad hombre, mitad oso era un dilema, inclusive en la escuela no podía controlar su fuerza, casi los mata a sus compañeros. Lo echaron  y se fue a vivir al monte, su madre lloraba, vivió solo; hasta que Dios se compadeció de él y le dio el poder de saber todo lo que pasa en la tierra y de ser su mensajero, con una imagen chiquita suya en la cintura, guardando el secreto eterno. Existe muchas historias como: Juan el oso, el hijo del oso, el hijo del cura y la osa, así como el oso raptor.

Los pabluchas o ukukos son los encargados de hacer respetar las tradiciones de éstas fiestas, son los intermediarios, alegran a los peregrinos con bromas, bailes, con su voz muy peculiar, llevan un látigo y castigan a los que cometen una falta (ebrios, actos bochornosos, burla, etc.), de igual forma también asisten a los que tuvieran problemas de salud durante la peregrinación: otras versiones aseguran que representa a la alpaca o pastor de alpacas (esto en una danza)

Un Pablucha en el Shinakara

Un Pablucha en el Shinakara

Su vestuario consiste en un unku (túnica larga) de lana con flequillos adornados con espejos, campanitas, etc., un muñeco ukuko, un waqollo (especie de pasamontaña) asemejan los ojos del oso, lleva un látigo. No forma parte de una danza, sino que acompaña a dichas comparsas imitando sus pasos de manera burlesca. Representa un mundo entre animal y humano, por ello se cubre el cuerpo y la cabeza asemejando al oso de anteojos, según éstos “Para ser ukuko, hay que ser fuerte, sano y no tenerle miedo a la muerte”. Se ha convertido en una especie de ídolo, por su valentía, picardía, fuerza y por enfrentarse a fieros oponentes, batallas en las cuales obtiene muchas veces la victoria.

ukukus con bloques de hielo

Pabluchas con bloques de hielo en Corpus Christi (Cusco)

Ascienden al nevado del Shinaqara, realizan un rito espectacular y retornan cargados de enormes bloques de hielo, son ofrendados al Señor de Qoyllorit’i y llevados al Cusco en el día de Corpus Christi, de igual modo a sus comunidades para regar sus tierras con el agua bendita. Los devotos creen el hielo que ofrendan los ukukus están dotados de poderes mágicos: puede curar el cuerpo, purificar el alma, hacer crecer los pastos y engordar al ganado.

ukukus llevan hielo

Llevan a sus comunidades para ser regados sus tierras con el agua bendita

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>