Luis Egidio Meléndez – Pintor de Bodegones

Gran pintor español de origen Italiano, se le considera como uno de los grandes pintores de naturalezas muertas del siglo XVIII, llamado también el Chardin de España, junto con francisco Zurbarán, y  Juán Sanchez Cotán, forman ser los mejores representantes de naturalezas muertas del arte español.

luis melendez

Luis Meléndez – Autorretrato (Museo de Louvre)

Luis Egidio Meléndez supo darle la debida importancia a los objetos inertes, por ello el delicado tratamiento de las diferentes texturas como: frutos, alimentos, objetos de cocina,  cristales, cerámicas, metales, cestos, telas, antigüedades, Etc. Asimismo centró en ellos, efecto de luz, color y detalle minucioso. Al observar dichos elementos, parecieran que estuvieran allí puestos sobre la mesa y el deseo de poder tocarlos y saborearlos en el caso de las deliciosas frutas, pintaba con un realismo muy perfecto.

Para Meléndez, su género siempre fue, “el bodegón”, o naturaleza muerta, cuya composición específicamente se caracterizaba  por un contrastado del claroscuro, y en algunos casos, también plasmó con un fondo paisajístico, corriente de la escuela napolitana.

bodegones de luis melendez

Bodegón con ciruelas, brevas, pan, barrillete, jarra y otros recipientes

Durante toda su carrera lo dedicó a éste género pictórico, antiguamente los bodegones  sólo formaban parte de otras obras netamente religiosas, donde predominaba la figura humana y los retratos; y éstos eran considerados elementos decorativos, producto de ello, Luis Meléndez vivió en la austeridad, en la pobreza,  la fama solo se hizo después de su muerte, hoy sus obras están regadas en museos de gran renombre mundial.

Biografía:

Luis Egidio Meléndez, nació en Nápoles (Italia) el año de 1716, cuyos padres: Francisco Meléndez de Rivera Díaz, pintor miniaturista, y de María Josefa Durazo y Santo Padre.

bodegon con sandias manzanas y paisaje

Bodegón con sandías, manzanas y paisaje

Su padre, natural de Oviedo, se había mudado a Madrid con su hermano Miguel Jacinto Meléndez, y éste consiguió ser nombrado pintor de cámara del rey Felipe V (1712), posteriormente Francisco (padre) viajó a Italia en busca de vida mejor, estableciéndose en Nápoles, es allí donde conoció a María Josefa Durazo y Santo Padre, al enamorarse, se casaron, permaneció en  Italia por veinte años y posteriormente volvió a Madrid en 1717 con toda su familia, entre ellos su pequeño hijo Luis Egidio, nacido en Nápoles (1716).

El joven Luis Egidio, su primera formación artística, recibió de su padre, asistió al taller de Louis Michel Van Loo, un francés que llegó a ser pintor de la cámara de Felipe V, trabajó como su ayudante (1737 y 1748), allí adquirió experiencia plástica, en especial  el arquetipo de retratos reales para el consumo interno y extranjero.

En 1744, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando fue inaugurada provisionalmente como la “Junta Preparatoria de la Academia”, donde su padre fue nombrado director  honorario de pintura junto con Louis Michel Van Loo, Luis Egidio Meléndez  es admitido y fue uno de los primeros estudiantes de esta morada del arte.

bodegones de luis egidio melendez

Bodegón con besugos, naranjas, ajo, condimentos y utensilios de cocina

Siendo alumno de Louis Michel, llegó a dominar a plenitud la técnica del retrato, como producto y prueba de ello, su asombroso autorretrato cuando tenía treinta años, un lienzo al óleo de 100 x 82 cm. y que hoy se encuentra en el Museo de Louvre, París, Francia.

La junta Preparatoria de la Academia, se mostró innovador, por lo tanto, promocionó muchos “géneros menores”, dentro de ello la “naturaleza muerta”, “el bodegón”, por entonces Luis Meléndez ya era un artista completo.

El padre de Luis Egidio tuvo un conflicto con la Junta Preparatoria de la Academia, donde reclamaba derechos de ser también fundador de la Junta, no floreció la petición  y fue relevado de su cargo de docente. Al enterarse su hijo Luis Egidio de las incidencias y expulsión de su padre, y un posible conflicto con su maestro Van Loo, decidieron alejarse de la fundación académica (1748).

naturaleza muerta con naranjas y nueces

Naturaleza muerta con naranjas y nueces

Se fue a Italia para conquistar nuevas oportunidades, estuvo desde 1748 hasta 1752, no se conocen los paraderos de las obras que pintó, entre ellas las que pinto para Carlos IV de España, que entonces era Rey de Nápoles.

En 1753, convencido por su padre retornó a España, apoyando con las miniaturas, allí inició a gran escala el desarrollo del estudio y pintura de la naturaleza muerta al 100%, convirtiéndose en uno de los más destacados pintores del “Bodegón”, marcando gran historia del género.

Desde 1759 hasta 1774, Luis Meléndez creó cuarenta y cuatro bodegones para el Gabinete de historia natural que pertenecía al Príncipe de Asturias, posterior rey Carlos IV de España, de éstas treinta y nueve, hoy se encuentran en el Museo del Prado, donde representó una serie de frutas y verduras.

Asimismo, Meléndez solicitó ser nombrado pintor de la Cámara del rey Carlos III, a pesar de la calidad de sus obras, fue rechazada, años más tarde volvió a intentar, y también volvió ser rechazado, siempre quiso lograr la plaza de pintor, al no obtener, hizo que sus obras no se comercializaran, como lo hacían otros pintores de este género. La Familia Real y la Aristocracia no valoraban este contenido artístico.

bodegon ciruelas cerezas queso y jarra

Bodegón con ciruelas, cerezas, queso y jarra

Las obras de Meléndez, son de una sobriedad y están realizadas con una solidez de dibujo y un realismo perfecto que alcanza hasta los mínimos detalles, recuerdan a los antecesores: Zurbarán y Juán Sánchez Cotán, fue un gran continuador del siglo XVIII, sus composiciones artísticas están dispersos en manos privadas, museos de España y del extranjero, el Museo del Prado alberga gran cantidad de sus obras.

Había pintado algunas obras religiosas, entre ella una “sagrada familia” para la princesa de Asturias: María Luisa de Borbón – Parma, jamás continuó con este género, su sangre se inclinó más en la naturaleza muerta. A pesar de su gran talento, Meléndez vivió gran parte de su vida en la miseria, según él (carta), sólo poseía sus pinceles. Ignorado y triste, el gran maestro de la fuerza expresiva, falleció en 1780. La fama vino después de su muerte.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>