Lunes de Aguas – Salamanca

Es una festividad muy peculiar de gran arraigo en la provincia de Salamanca, España, la denominada “Lunes de Aguas”, que se realiza cada año, después del domingo de resurrección o el lunes siguiente de pascua, donde los salmantinos, tras el largo recogimiento por Semana Santa abandonan la ciudad, para dirigirse al campo o a las riberas del río Tormes, reunirse en grupos familiares y amistad, para divertirse, beber y paladear el típico hornazo. Es una celebración profana y pagana, puesto que no se adora a ningún santo.

Fiestas de Salamanca - España

Celebración de Lunes de Aguas – Salamanca

Como todo lugar, las tradiciones y costumbres nacen a partir de una realidad concreta, se transmite de generación en generación, puede sufrir transformaciones de acuerdo a la idiosincrasia y moral de los pueblos.

Origen: Ésta pintoresca celebración se remonta al siglo XVI, en Salamanca, en fechas de Semana Santa, durante la Cuaresma, el Rey Felipe II dictó unas ordenanzas, según las cuales las prostitutas que habitaban en la Casa de Mancebía, debían ser desalojadas o expulsadas temporalmente, y así evitar las tentaciones del pecado carnal, la lujuria y el desenfreno por parte de los jóvenes estudiantes y parroquianos de la ciudad, motivo por el cual a partir del “Miércoles de Ceniza”, las meretrices eran trasladados al otro lado del río Tormes, custodiado por el Padre Lucas, famoso con el apelativo de “Padre Putas”.

Fue un clérigo alegre y pícaro, muy conocido por los estudiantes de la Universidad de Salamanca; el nombre se debe a la degeneración, menoscabo y rima de la expresión: “Padre Lucas” a “padre putas”, ¿sarcástico no?, lo cierto es que éste personaje era el encargado de vigilar y atender a las “lolitas” durante la cuaresma.

 

Servicio de una meretriz

Servicio de una meretriz

Llegado el primer lunes después de Pascua, la abstinencia de los parroquianos llega a su fin, las profesionales del placer vuelven a la carga, retornan cruzando el río en barcas, custodiado por el Padre p…s y una multitud de jóvenes universitarios, las barcas eran ornamentadas, la ribera del río se veía adornadas con muchas flores, mientras que los demás estudiantes las recibían a las “doncellas” con flores, cánticos, bailes, música, bebidas, y mucho hornazo (merienda). La fiesta y la juerga vuelven a cobrar vida, donde el vino y lo carnal se ponen de manifiesto en las orillas del río, y alrededores.

Se dice que éstas “damiselas” eran impedidas de pasar el puente romano (único puente de entonces), por la vida negra que llevaban, del dinero fácil, por lo obsceno e inmoral que practicaban y eran consideradas como mujeres impuras, por ello tenían que salir temporalmente de la ciudad cruzando y retornando por el río. A ésta acción en sí (retorno), es la celebración del día de “Lunes de Aguas”, que se rememora la vuelta de éstas damitas tras la pascua, no tiene ninguna relación con el entorno religioso católico, y que surgió de la simpática anécdota de los estudiantes salamantinos.

Merienda típica de Salamanca

Hornazo de Salamanca

Con el pasar del tiempo, ésta festividad desarrolló enormemente para convertirse en una fiesta de regocijo, alegría y gusto (por supuesto sin meretrices). Los salmantinos hoy acuden al campo o a la ribera del río para compartir en familia y saborear del típico “hornazo”, que es una especie de empanada gigante, en su interior trae consigo embutidos como el jamón, el lomo de cerdo, el chorizo y huevo, es envuelto en una masa de harina y horneado, que combina con exquisitos vinos y otras bebidas. Todas las familias preparan esta delicia en sus hogares y es el plato emblemático de ésta fiesta llamada “Lunes de Aguas”.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>